Al entrar a un aeropuerto, lo que menos llama la atención son los aviones, eso es un hecho.

Para el viajero, el aeropuerto es la cara de una ciudad y hasta de un país. El aeropuerto es quien representa el lugar que visitamos.

“Son lo primero y lo último que vemos o visitamos de una ciudad, así que determinan nuestra percepción de la misma. Si estamos en tránsito, es la única imagen que guardamos de un lugar”, explica el arquitecto Luis Vidal. “Antes identificábamos las ciudades por su catedral, ahora lo hacemos por su aeropuerto”, añade.

 

Y es que, con la creciente cantidad de personas que vuelan a diario, los aeropuertos del mundo se disputan el puesto para ser los más transitados e importantes a nivel mundial. Para esto, buscan modernizarse cada día, adaptarse a las necesidades de los viajeros y ser cada día más eficientes, cómodos y novedosos para atraer a más personas.

 

El premio definitivamente se lo lleva el aeropuerto singapurense de Changi, considerado uno de los mejores del mundo. Siendo pionero de la industria, abrió recientemente un “laboratorio vivo” para buscar más innovación y prevé introducir la tecnología de reconocimiento facial automática en una nueva terminal que abrirá antes de finales de año. En marzo del año pasado, Skytrax lo nombró el mejor aeropuerto del mundo por 5to año consecutivo.

El aeropuerto de Changi tiene un mariposario, un jardín vertical de 5 plantas y cascadas.
Los espacios verdes en la zona de salidas serán esenciales en el aeropuerto del futuro.

 

Digitalizando la seguridad

Actualmente se están probando diversos sistemas, como el que traen en manos British Airways y Microsoft. Se trata de etiquetas de equipaje digitales, personalizadas y activadas por Smartphone que eliminarán las etiquetas, billetes y tarjetas de embarque impresas.

Además, el proceso de identificación de los pasajeros será mucho más rápido con los futuros sistemas biométricos, sólo se necesita un escaneo del iris y se tendrá a la mano toda la información de la persona. A los pasajeros se les escanea el rostro cuando facturan, sin la intervención de ninguna persona, evitando así el molesto proceso de vaciar medio bolso y sacarse las llaves, monedas, cinturones, portátiles y móviles de encima.

Australia anunció una inversión millonaria en esta tecnología de reconocimiento facial y Dubai Airports se lo está planteando.

 

Robots al servicio

Los robots han tomado un papel importante en los avances tecnológicos a nivel mundial y en aeropuertos internacionales como el de Incheon, en Seúl, se dedican a tareas de transporte de equipaje y de limpieza.

 

Adiós a la molestia de cargar las maletas

En Japón hay empresas que transportan el equipaje de hotel a hotel para que el turista viaje sin el peso de las maletas. Así como para llevar el equipaje desde el hogar hacia el aeropuerto.

El futuro del confort

En un futuro no muy lejano, la cabina y los asientos no tendrán nada que ver con los que conocemos. El asiento estará hecho de materiales viscoelástico para adaptarse a la forma del cuerpo del viajero y llevará incorporado un control de temperatura.

Los adaptadores de sonido integrados en el asiento evitarán que otros pasajeros puedan escuchar nuestras conversaciones.

Además de esto, podremos utilizar guantes hápticos para poder abrazar familiares o estrechar la mano de un colega de negocios, así como un dispositivo holográfico de comunicación y entretenimiento que permitirá hablar en 3D con amigos y familia, ver películas o escuchar música. Increíble, ¿no?

 

El futuro de las pistas de aterrizaje

Existe un proyecto europeo llamado The Endless Runway (Pista de aterrizaje sin fin) y planea resolver la falta de capacidad de los aeropuertos, una de las principales restricciones para el transporte aéreo, realizando un gran cambio en el diseño de las pistas, haciéndolas circulares o en otras palabras, construyendo pistas que nunca terminan.

Estas pistas ‘rodearían’ a los aeropuertos con franjas circulares de 3,5 kilómetros de ancho y estarían divididas en 18 secciones. El objetivo es resolver los mayores problemas que enfrentan los vuelos, como eliminar el viento de costado, que supone un peligro para el despegue y el aterrizaje de la aeronave, permitir que aterricen o despeguen tres aviones a la vez, minimizar las pérdidas de combustible, reducir el tiempo de vuelo, pues con este diseño las aeronaves tendrían que realizar maniobras menos sofisticadas, entre otras cosas.

Con este proyecto, las aeronaves podrían despegar y aterrizar en diferentes secciones del círculo “para asegurarse de que no tienen vientos de costado, sino solo de frente”. De este modo, el piloto lograría reducir las turbulencias durante estas dos etapas esenciales del vuelo.

 

El mercadeo no se queda atrás

Otra tendencia como el machine learning también jugará un papel importante en los aeropuertos del futuro. El uso de esta, por ejemplo, permitirá identificar las horas pico que tienen los puntos de migración y así sugerir cuántos operadores se necesitan para aliviar la congestión, garantizando la satisfacción de los viajeros.

Además, los comerciantes también se ven beneficiados. Por ejemplo, por medio del analytics, pueden saber en tiempo real qué tipo de viajeros están llegando y así enviar ofertas basadas en las preferencias de estos potenciales compradores.

“Si yo soy el dueño de una tienda y me llega una información que dice que en este momento están llegando tres vuelos de China y además que esta gente tiene un hábito de consumo de productos de lujo, y yo vendo esos productos, entonces con ese dato puedo enviar un mensaje en chino para invitarlos a comprar en mi tienda. La experiencia es más personalizada para el cliente y más efectiva para el comerciante”, explicó Carlos Cruz, analista de negocios de SAP, una de las grandes empresas de soluciones tecnológicas.

En definitiva, los aeropuertos ya no serán un lugar donde se esperan vuelos.

¿Qué mejora te gustaría ver a ti en los aeropuertos para mejorar tu experiencia? Cuéntanos en los comentarios.