Si te gustan las cervezas o en este caso, el “Oktoberfestbier” y usar “lederhosen”, entonces este festival será para ti. Quizá habrás escuchado sobre este gran festival con una temática que gira en torno al mundo de la cerveza. El Oktoberfest se celebra en Bávara, Múnich, tiene una duración de entre 16 y 18  días y cada año recibe millones de visitantes provenientes de todas partes del mundo.

La fiesta nació cuando el Príncipe Luis I de Baviera y Teresa de Sajonia Hildburghausen contrajeron matrimonio en el año 1810. Cuando esta pareja se casó, las casas reales realizaron una celebración pública que consistió en una carrera de caballos donde no se bebió ni una gota de cerveza. Tras el éxito del festejo, la celebración del aniversario de boda con el tiempo devino en el festival que es hoy en día porque en 1819 sustituyeron las carreras de caballos por puestos de venta de cervezas. Actualmente, se puede encontrar a monárquicos alzando una jarra de cerveza en honor al príncipe y a su dama, que hicieron posible dicha fiesta

Dada la inmigración alemana, que ha poblado diferentes regiones alrededor del mundo, la festividad se ha incorporado en muchos países siendo una oportunidad de festejar la ascendencia y cultura alemana. Tiene como objetivo principal, estimular la dinámica de la comunidad y su comercio.

Aunque no lo creas, en el Oktoberfest no solo hay cervezas. La música también forma parte de esta gran festividad y cada carpa presenta una banda diferente, comidas típicas y muchos otros eventos dentro del recinto. Las costumbres de esta celebración incluyen vestirse con disfraces clásicos del sur de Bavaria, un “dirndl” para mujeres y “shorst” de cuero con tiradores y rodilleras bordadas para los hombres. Miles de mozas llevan millones de “Mass”, conocido como vasos de un litro de cerveza producida en una de las seis fábricas históricas de cerveza de Múnich, a cada uno de los visitantes que están presentes bajo la gran carpa ubicada en los campos de Wiesn.

 

Oktoberfest en la actualidad ha crecido hasta convertirse en uno de los festivales más importantes y multitudinarios en todo el mundo.

A tu salud!!!, bebe toda la cerveza que puedas y brinda con un ¡Zum Wohl!, siempre y cuando sea después de que el alcalde de Múnich inaugure el primer barril de cerveza y grite: “¡Ya está abierto!”.